La ruta de las Caras está situada junto al pantano de Buendía. Para llegar allí desde nuestros apartamentos, el lugar en el que debes dormir en Cuenca, tienes que subirte al coche y tomar la carretera en dirección a Madrid hasta llegar a las inmediaciones de Carrascosa del Campo.

Allí nos desviaremos en dirección a Huete, localidad en la que tomaremos dirección a Buendía y al llegar aparcaremos el coche para ir hacia la calle Boleo, lugar donde empieza la ruta a pie.

Desde este punto iremos hacia el norte y al llegar a los depósitos del agua nos desviaremos a la izquierda hasta llegar al pinar. Un poco más adelante llegaremos a un cruce en donde se encuentra la señalización de la ruta de las Caras.

La ruta tiene unos dos kilómetros de longitud. En ella vamos a encontrar esculturas de distintos tamaños esculpidas sobre la roca arenisca presente en la zona.

Durante todo el recorrido nos llamarán la atención todos los monumentos existentes. Por ejemplo, Krishna y Maitreya miden cuatro y seis metros respectivamente y se tardaron ocho años en esculpirlas. El Chaman, por ejemplo, tardó cuatro años en ser esculpido. También encontraremos Las Caras de Cristina, El Negro, Los Extraños o El extraterrestre.

Se trata de un agradable paseo a orillas del pantano de Buendía, entre pinos y lugar ideal para pasar un rato apacible acompañado de la naturaleza.

¿Qué más podemos encontrar en Buendía?

El origen de Buendía se remonta muchos siglos atrás. Se dice que por esta zona había asentamientos de pobladores primitivos como los Olcades o los Lusones. Muy cerca de allí se encuentra la ciudad que el rey Leovigildo fundó para su hijo Recaredo conocida como Recópolis en el siglo VI.

En cuanto a los monumentos propiamente dichos que podemos encontrar en Buendía debemos visitar:

  • La Plaza Mayor, porticada, en la que se encuentran el Ayuntamiento y la Iglesia.
  • La Iglesia de La Asunción de Nuestra Señora, de los siglos XV y XVI, con dos portadas de estilo herreriano.
  • El Ayuntamiento, frente a la Iglesia Parroquial.
  • El Pósito, fechado en el siglo XV.
  • Museo del Carro
  • La Antigua Botica de la Señorita Asunción
  • La Ermita de Nuestra Señora de los Desamparados
  • El Cañón del Guadiela

Como podéis ver, Buendía ofrece mucho más que la ruta de las Caras y es muy agradable visitar esta población de la provincia y después volver a dormir en Cuenca, en La Casa Azul.